Discurso de clausura de la XVII Muestra de Cine Realizado por Mujeres de Huesca

clausura muestra xvii26 MARZO 2017 • TEATRO OLIMPIA (HUESCA)

Todos deberíamos ser feministas.

Y sin embargo, esta premisa dista mucho de la realidad. De hecho, la palabra feminista está sobrecargada de connotaciones negativas.

La autora y activista nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie lo explica así: “Para muchos, ser feminista significa que odias a los hombres, odias los sujetadores, odias la cultura africana, crees que las mujeres deberían mandar siempre, no llevas maquillaje, no te depilas, siempre estás enfadada, no tienes sentido del humor y no usas desodorante.”

De hecho, cuando se le dice a alguien “tú eres una feminista” no es un cumplido, más bien suena a acusación.

Y a partir de este momento tomo prestadas algunas palabras de la periodista Nuria Varela para dirigirme a ustedes.

El feminismo es un impertinente porque cuestiona el orden establecido.

Pero además de impertinente, el feminismo es un desconocido. Ha sido beligerante el ocultamiento del trabajo feminista a lo largo de la historia. Sin embargo, hace muchos siglos que algunas mujeres se plantean preguntas como estas:

¿Por qué las mujeres están excluidas?
¿Por qué los derechos en casi la tercera parte del mundo sólo corresponden a los varones?
¿Dónde está el origen de esta discriminación?
¿Qué podemos hacer para combatirla?

Preguntas, que no nos hemos dejado de hacer.

El feminismo es un discurso político que se basa en la justicia y un movimiento social, articulado por mujeres, que persigue enriquecer y democratizar la sociedad luchando contra la intolerancia, los prejuicios y los abusos.

Pero sobre todo, el feminismo es una toma de conciencia. Tomar conciencia de la desigualdad. Y también tomar conciencia de que aspirar a la igualdad jurídica y efectiva, la visibilidad, el respeto o la libertad para decidir sobre tu cuerpo no es un acto radical, sino de sentido común. Es algo imprescindible para construir un mundo más justo donde las personas sean lo que quieran ser y vivan como quieran vivir, sin un destino marcado por el sexo con el que han nacido.

El feminismo busca mujeres audaces y pretende de los hombres el fundamental acto de valor que hay: aceptar a las mujeres como seres humanos libres, dueñas de su destino, aptas para ganarse la vida y para gozarla sin que su condición sexual se lo impida.

Si los ojos de las mujeres son los que miran la Historia, esta no se parece a la oficial. Si son las mujeres las protagonistas, el mundo, nuestro mundo, el que creemos conocer, es otro.

Y su voz.

Si se hubiese escuchado a las mujeres hoy sabríamos de la escritora japonesa del siglo XI Murasaki Shikibu, de la filósofa del siglo XII Hildegarda de Bingen, conoceríamos el nombre de la física del siglo XVIII Émilie de Breteuil o de la pionera cineasta Alice Guy. Hoy los pueblos seríamos más sabios y las mujeres, además, sospecharíamos ante los relatos en los que no hay ni rastro de nosotras.

Hay que escuchar la voz de las mujeres y ponerle altavoces. Hay que escuchar el eco de las mujeres asesinadas por quienes fueron sus parejas. Hay que escuchar lo que piensan y sienten las mujeres obligadas a casarse con hombres a los que no han elegido; lo que piensan y sienten las mujeres violadas en guerras que nunca han deseado ni han declarado; las que sufren la ablación de su clítoris; o la voz de las esclavas sexuales atrapadas en redes de por vida.

Hay que escucharlas porque, a pesar del horror, también las oiremos reír y proponer, inventar y crear. Solucionar problemas, consolar tristezas. Ayudarse, trabajar, bailar y soñar.

Ahí están las Mujeres de Negro, palestinas y judías juntas, construyendo la paz. O las mujeres de la India abrazándose a los árboles para frenar leyes devastadoras. O las mujeres africanas, negociando con sentido común para sus países. O las europeas luchando por una paridad que haga a las democracias merecerse tal nombre. O las mujeres españolas manifestándose mes tras mes, desde hace más de 10 años, para exigir que el país entero diga “no” a la violencia de género.

Hay que ver y escuchar a las mujeres. Por eso en Huesca, el Colectivo Feminista, desde hace ya 17 años, organizamos esta Muestra de Cine. Para dar espacio a directoras de cortos, documentales y largometrajes, donde hablan y miran mujeres de todo el mundo, con diferentes experiencias, situaciones, opiniones y puntos de vista, dándoles el espacio que tendrían que tener en los circuitos habituales, pero que todavía no tienen.

Esta Muestra pretende ser un espacio de ocio, de reflexión y también de educación para los más jóvenes. Para ellas y ellos es todo lo conseguido hasta ahora. Y de ellos y ellas depende alcanzar lo que todavía nos falta.

Acabo como he empezado, con las palabras de Chimamanda Ngozi Adichie, y me sumo a su deseo:

“Hoy me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos. Y esta es la forma de empezar: tenemos que criar a nuestras hijas de otra forma. Y también a nuestros hijos.”

Y ahora, los agradecimientos, inevitables e imprescindibles.

El Colectivo Feminista de Huesca, entidad organizadora de esta XVII Muestra de Cine realizado por Mujeres, agradece su colaboración a los patrocinadores:

Fundación Anselmo Pie Sopena, Diputación Provincial de Huesca y Área de Cultura del Ayuntamiento de Huesca.

A las siguientes entidades:
– Alouda
– Bibliotecas Municipales de Huesca, Antonio Durán Gudiol y Ramón J. Sender
– CADIS Huesca
– Chrysallis. Gracias Natalia Aventín.
– Ecologistas en Acción
– El Veintiuno

También a :
– Isabel Peña
– Susana Abad, autora del cartel anunciador de esta edición
– Muchas gracias a la Librería Anónima. Gracias Chema, Ana y Marta
– María José Galé
– Oscacine
– Un día de Cine
– Yolanda Liesa
– Belén López
– Teresa Rey
– Y a las sufragistas que ocuparon este teatro con su líder, Inma Cáceres, a la cabeza.

Y a multitud de colaboraciones personales.

Gracias muy especialmente al Teatro Olimpia, por su esfuerzo y por su ayuda, generosa y de verdad imprescindible. Muchas gracias a Javier Fillat (Fiti), María Ángeles y Rubén.

Quiero nombrar y agradecer su trabajo y dedicación a las 8 mujeres que han seleccionado películas, visionado cortos, programado actividades paralelas… en fin, quienes de verdad han organizado la Muestra este año: Ana Mora, Asun Gimeno, Chon Allué, Eugenia Sancet, Eva San Martín, Laura Gutiérrez, Lorena González y Teresa Domingo. Gracias a todas ellas.

Y finalmente, por supuesto, muchas gracias a todos ustedes por participar de este proyecto con su presencia y el calor de sus aplausos.

Buenas noches, que disfruten de la película. Nos vemos en el cine.

Anuncios

~ por cinerealizadopormujeres en Viernes, 21 abril 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: